Cementerio maldito en cartelera Cementerio maldito en cartelera
Cementerio maldito es una historia sobre la incapacidad de aceptar las pérdidas y de los extremos a los que somos capaces de llegar Cementerio maldito en cartelera

¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar por el amor filial? Más allá de la glorificación de una supuesta obra maestra literaria o de su reinterpretación fílmica casi treinta años después de que se llevara a la pantalla grande en 1989, Cementerio maldito es una historia sobre la incapacidad de aceptar las pérdidas y de los extremos a los que somos capaces de llegar con tal de paliar el sufrimiento, por más disparatados que puedan ser. Es una historia trágica abordada desde el género del terror tal como la novela del prolífico Stephen King.

Dennis Widmyer y Kevin Kölsch, quienes se encargaron de la dirección, se vuelcan hacia la voracidad del amor filial más descarnado subrayando ese aspecto a partir de la transformación de la pequeña Ellie (encantadora y luego aterradora Jeté Laurence) e insertando elementos trágicos que se desbordan a raudales a lo largo de la película.

Jeff Buhler, guionista de esta nueva adaptación de Pet Sematary, acentúa los rasgos de la historia que concuerdan con un tema que había abordado ya en el recién estrenado Maligno: este desaforado amor por los hijos que cega a los protectores padres a niveles alarmantes. Rayando en la irresponsabilidad más aterradoramente consciente, el egoísta padre atormentado por el sentimiento de culpa recurre a un ritual ancestral para, primero, evitarle el sufrimiento a su hija y luego para tratar de remediar el suyo propio a sabiendas de las perturbadoras consecuencias.

Esta voracidad paliativa inicia cuando el doctor Louis Creed (Jason Clarke, a quien habíamos visto en, por ejemplo, Mudbound: el color de la guerra, de 2017) deja la agitada Boston por la tranquilidad de un pueblito de Maine junto con su familia: su esposa, la ama de casa de infancia traumatizada Rachel (Amy Seimetz de The Girlfriend Experience), y sus dos hijos pequeños, Ellie y el pequeño Gage (interpretado por los gemelos Hugo y Lucas Lavoie).

El reparto es sólido y convincente. Todos los personajes, niños incluidos, cambian radicalmente a lo largo de la historia. Sin embargo, la economía de tiempo, espacio y personajes vuelve injustificado el aislamiento de la familia. Los cineastas solo emplean la procesión de niños como un gancho inicial que dejan sin desarrollar, lo mismo que la espectral sombra del espíritu que ronda el cementerio maldito del título en español. No se sabe, pero probablemente una buena parte del pueblo sea de gente que haya regresado un poco cambiada. La vaguedad está ahí, como en la suerte que correrá el pequeño Gage mientras mira a través del parabrisas.

Daniela FH

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *