Corazón borrado, película Corazón borrado, película
Basado en el libro Boy Erased: A Memoir, de Garrard Conley, Joel Edgerton construyó un guion que, mediante flashbacks Corazón borrado, película

Hace unos años, se publicó en redes sociales un video donde un joven, entre lágrimas, le confesaba a su mamá que era gay. La reacción de ella se hizo viral cuando abrazó a su hijo y le dijo que no debía estar triste porque ella lo amaba de cualquier forma. “Lo siento”, trató de decir él mientras las lágrimas recorrían su rostro, pero ella –dando el mejor ejemplo de cómo un padre debería recibir la noticia– lo tomó de sus brazos y le dijo que jamás debería sentirse apenado por lo que él es y por lo que lo hace feliz. Aunque es un momento hermoso y, como dije, se trata de la reacción ideal que un adulto debería tener, sigue existiendo un número preocupante de familias que actúan de la peor forma. Y Corazón borrado (Boy Erased) es un ejemplo doloroso de ello.

Luego de un sorprendente debut en la dirección –con el electrizante thriller El regalo de 2015–, el destacado actor australiano Joel Edgerton escribe y dirige una cinta que, a través de Lucas Hedges –su talentoso protagonista–, logra infiltrarnos a un centro dedicado a realizar terapias de conversión, que no es otra cosa más que un programa retrógrada que, aún en el siglo XXI y en el año en que vivimos, siguen intentando a toda costa “curar” a sus pacientes de ese “pecado” o “enfermedad” –léase con todo el sarcasmo posible– llamada homosexualidad.

Nominado al Oscar en 2017 a Mejor actor de reparto por Manchester junto al mar, Lucas Hedges entrega uno de sus mejores papeles a la fecha. En Corazón borrado, Hedges da vida a un joven de nombre Jared Eamons que es forzado a confesarle a sus padres (Nicole Kidman y Russell Crowe, como un predicador bautista) las dudas que tiene sobre su sexualidad. La reacción de ellos es enviarlo a un lugar en el que todo lo que haga, diga y piense será analizado. Desde su interacción con los demás hasta la imposibilidad de ir solo al baño, Jared sufre lo que millones de personas siguen experimentando cuando son obligados a cambiar sus preferencias sexuales.

Basado en el libro Boy Erased: A Memoir, de Garrard Conley, Joel Edgerton construyó un guion que, mediante flashbacks, va narrando la forma en el que el mundo de Jared Eamons se empieza a nublar por el miedo y la incertidumbre sobre su vida sexual, al mismo tiempo que se adentra en un tema tan polémico como las terapias de conversión. Así como lo hizo con El regalo, el director sabe cómo delimitar las atmósferas de sus cintas ara atrapar a su audiencia. Para ello recurrió al cinefotógrafo y a los compositores de su ópera prima para darle a Boy Erased una fotografía intimista –a cargo de Eduard Grau– y un scoresutil y delicado –compuesto por Danny Bensi y Saunder Jurriaans– que saben exaltar las emociones.

Daniela FH

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *