La inteligencia de los pulpos La inteligencia de los pulpos
La inteligencia animal, explican los científicos que la estudian, implica el uso de herramientas cognitivas sofisticadas para prosperar. La inteligencia de los pulpos

Los científicos llevan años preguntándose cuál es el secreto de la inteligencia de los octópodos. Y han llegado a conclusiones sorprendentes. La primera: son capaces de manipular su código genético a su antojo. Pero hay más…

Aristóteles no tenía muy buena opinión de los pulpos.”Son criaturas estúpidas”, escribió. Pero no hay en el planeta un invertebrado tan sagaz; es el filósofo de los mares.

Los científicos llevan medio siglo preguntándose por el secreto de la inteligencia de los octópodos. Y el último estudio, publicado por la revista Cell, parece haber encontrado una de las claves: son capaces de manipular su propio código genético.

Para demostrar lo inteligentes que son los pulpos, Piero Amodio usa un video de YouTube. Muestra a un pulpo que jala dos mitades de una concha para esconderse adentro. Luego el animal guarda las conchas como si fueran platos y se las lleva.

“Esto sugiere que el pulpo lleva consigo estas herramientas porque tiene un entendimiento de que pueden ser útiles en el futuro”, dijo Amodio, estudiante de posgrado enfocado en la inteligencia animal en la Universidad de Cambridge.

Esa característica del pulpo no solo lo sorprende: lo confunde.


Se ha descubierto que pulpos, sepias y calamares realizan una ‘autoedición’ genética mediante la recombinación del ácido ribonucleico (ARN). De este modo, «mejoran su sistema nervioso, lo que les proporciona ventajas selectivas, como adaptarse rápido a los cambios del clima», explica Eli Eisenberg, científico de la Universidad de Tel Aviv y uno de los firmantes del estudio.

El ARN es el mensajero que transmite instrucciones celulares. Es el que ordena fabricar las diferentes proteínas que componen los genes. En el ser humano, la evolución propicia cambios muy lentos en el ADN, pero estos cefalópodos tienen prisa. Así que modifican pedacitos del ARN y cambian sobre la marcha las instrucciones que figuran en el genoma. ¿Cómo? Permutando algunas letras de las cuatro que componen el idioma de los genes -ACGU- como si ‘pirateasen’ la proteína con las características que desean.

Durante décadas, los investigadores han analizado de qué manera evolucionaron algunos animales para ser inteligentes, entre ellos los monos, los elefantes, los delfines y algunos pájaros, como cuervos y pericos.

La inteligencia animal, explican los científicos que la estudian, implica el uso de herramientas cognitivas sofisticadas para prosperar.

“Es una paradoja que ha sido ignorada en gran medida en el pasado”, dijo Amodio. Él y otros cinco expertos en inteligencia animal analizan esta misma paradoja en un artículo publicado en noviembre en la revista Trends in Ecology and Evolution.

Daniela FH

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *