Nacido para ser rey, película Nacido para ser rey, película
La película traslada la leyenda artúrica a la Inglaterra contemporánea Nacido para ser rey, película

El cine ochentero logró una conexión pocas veces vista con el público infantil gracias a sus numerosas aventuras protagonizadas por niños. La tendencia dejó una huella imborrable en toda una generación que ha tratado de ser replicada en los últimos años con toda clase de cintas que apelan directamente a la nostalgia. Sin embargo, existen proyectos que realmente buscan emular la vieja magia desde la raíz, no para conquistar a los adultos que crecieron con estas producciones, sino a los más pequeños para darles la oportunidad de soñar con sus propios universos fantásticos. Tal es el caso de Nacido para ser rey.

La película traslada la leyenda artúrica a la Inglaterra contemporánea para presentarnos a Alex, un niño cuyos problemas nunca han mermado su optimismo, ni sus ilusiones de crear un mundo mejor. Su gran oportunidad llegará al encontrar Excalibur, lo que también representará el inicio de un intenso viaje para evitar que la tiránica Morgana tome control del reino. Suena trillado, pero no lo es.

A diferencia de muchas otras películas con premisas similares, el director Joe Cornish (Attack the Block) demuestra un enorme respeto hacia su público objetivo con una historia inteligente y que permite distintos niveles de lectura. Las más básicas son la heroica misión del personaje central y la transmisión de valores morales primarios, mientras que las más complejas invitan a reflexionar sobre lo que significa crecer en un mundo cada vez más desesperanzador. Esto último es especialmente palpable en el personaje central, un niño que se permite soñar, pero que nunca es ajeno al dolor o el sufrimiento.

No menos destacado es el valor simbólico de la película, que aprovecha el mito del Rey Arturo para rememorar sus valores de solidaridad y unión en un mundo cada vez más fragmentado. Un mensaje de relevancia global, pero que en este caso apunta directamente contra el Brexit, lo que se evidencia en diálogos que hablan de una Inglaterra “perdida y sin líder” y en los uniformes portados en la batalla final que aluden directamente a las distintas naciones que integran el Reino Unido.

Daniela FH

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *